Autor: John Saul.

País: Estados Unidos.

John Saul es un autor que se ha ido metiendo en mi colección desde hace un buen tiempo. He leído bastante del autor (aunque no tanto si consideramos los cientos de libros que ha escrito) y siempre estoy dispuesto a darle una oportunidad. El elemento sobrenatural siempre esta ahí en sus libros. Siempre va de la mano con las primeras paginas. Pero siempre hay una oportunidad para salirse de lo corriente y se va hacia direcciones que son difíciles de tomar. Con The Devil’s Labyrinth el tema apunta hacia lo demoníaco, los exorcismos, y la corrupción de la iglesia como institución. Esto lo dice tan solo en la contraportada. Pero el libro (lo aseguro) va mucho mas allá de ser una historia que generara fetiche entre los amantes del tema y genero. Es un cuento bien escrito sobre posesión y las causas de la misma.

El libro empieza con la historia de un chico adolescente que debe ser transferido a una escuela católica privada por un ataque que ha sufrido en el colegio. Su padre ha muerto y su madre esta saliendo con un hombre en el que no confía. Los temas habituales de la adolescencia se hacen presente en su actitud y con esto se consigue el primer catalizador de la historia. Pero cuando entra a la escuela va descubriendo que las cosas no se pintan tan buenas como son. Su contacto con el sacerdote mas amistoso de la escuela le hace ver que no todo es tan “santo” como parece. Paralelo a esto, conocemos sobre posesiones frecuentes en la escuela y en algún momento se unen las dos historias para darnos un desenlace típico de las historias de Saul. Con los pies bien puestos sobre la tierra, resuelve de la manera mas fantástica posible.

El autor goza de recursos literarios bien estudiados. La inocencia de los chicos es clave para meterlos en la red maligna. Pero el autor siempre conserva ese toque de malicia que todo chico de esa edad tiene. Pero el mal vence en algunos momentos y el libro nos absorbe cuando menos lo debería hacer. Una reseña a cualquier libro del autor puede sonar parecida a cualquier otra que se haga sobre sus novelas. Pero es que no se puede hacer mucho. El autor escribe de manera parecida todas sus novelas. Pero solo en la estructura por lo que siempre se convierte en una lectura fácil para vacaciones en la orilla de la playa. Es entretenimiento. Es ligero. Es John Saul. Lo interesante es que el autor sigue atrapando utilizando su mística y habilidad.

Se que soy una de las pocas personas que admirara este libro porque va en otra dirección en comparación a las historias que vemos frecuentemente en el cine en donde se muestra lo maligno del demonio que posee. Pero sigue siendo algo que puede destruir al ser humano en cualquier circunstancia. Cuando el personaje principal duda de si mismo y habla con su mismo espíritu queriendo manipularlo es algo que para mi es innovador. Es un giro a lo habitual y una analogía valida al desarrollo del carácter de un adolescente que tiene un entorno que le quiere invadir y desea manipularlo. Se que estoy siendo demasiado profundo para el tipo de libro pero no puedo evitarlo.

Nota: Recomiendo a John Saul para quienes quieran aprender a leer en ingles. No utiliza palabras difíciles ni lenguaje rebuscado. El slang es nulo y casi imperceptible. Si a esto le anadimos que sus historias son excepcionales y entretenidas entonces ahi lo tienen. No entiendo que estan esperando para buscar una de sus novelas y empezarla.

Leave a Reply