Autor: Stieg Larsson.

El que las novelas de Stieg Larsson se hayan convertido en un absoluto éxito de la noche a la mañana no es por coincidencia. El escritor tiene algo bastante especial. Con la sutileza de un escritor de thrillers policíacos nos lleva por tramas excesivamente complejas pero que al final no resuelven nada. Esto puede parecer pesado para leer y al principio sí. La verdad es que estuve a punto de abandonar el libro porque precisamente me estaba perdiendo de leer el verdadero mensaje del libro. La trama te desliga de quien debemos detallar por todo el proceso y nos sorprende con un laberinto de sucesos que nos llevan a un desenlace bien incierto. Pero paralelo a esto, Larsson nos muestra un personaje extraordinario como es Lisbeth Salander. Y estoy seguro de que nunca fue primordial para el autor. Pero el hecho es que en las páginas en las que Lisbeth habla consigo misma y vemos como pasa por experiencias traumáticas, nos identificamos con la esencia del libro y es demostrar lo deplorable y condenable de algo tan terrible como la violencia contra la mujer. Salander es esencial para poder entender esto. Sin embargo el autor, al no mostrar lo que le sucede a ella como lo principal, deja espacio para innumerables secuelas. Si hay algo por lo que debo darle mérito al libro y a su autor es por la capacidad de revivir una trama que nunca ha vivido, y de una manera tan buena que da pie a una continuación. Inconcientemente.

El libro muestra a un editor que ha sido condenado a prisión por difamar a un gran empresario. Si es real o no lo que ha pasado esto ocurre muy rápido. El editor antes de ir a la cárcel es contactado por un multimillonario quien necesita que un caso de investigación se resuelva. Su sobrina ha desaparecido hace muchos años y sin embargo, la misma (o alguien que se hace pasar por ella) sigue dando señales de vida. El multimillonario afirma que alguien de la familia la asesinó. Mientras tanto, conocemos a Lisbeth, quien es una chica veinteañera, anoréxica, adicta al trabajo que tiene que ver con espiar a la gente y averiguar momentos oscuros de cualquier persona. En esto conoce al editor. El multimillonario la contrata para investigarle. Al momento de que el editor necesita asistencia contacta a Salander. Juntos descubren la verdad sobre una familia poderosa que tiene muchas cosas que esconder. Si bien en la primera mitad del libro la idea es presentar un compendio de personajes para luego explotarlos, se tarda demasiado. Perdemos el sentido al tratar de encontrar relación entre los posibles sospechosos. Todo esto es empeorado por la necesidad del autor de presentar un protagonista masculino de gran masculinidad y sexualidad. Tan absurdo que es irreal. Esto no funciona así. En un libro como éste, el sexo no representa placer y el autor ni lo toca. Pero cuando se trata de describir una violación se torna demasiado detallista. Esto no lo aprecié.

La premisa es sumamente sencilla y el autor no hace más que enredar al principio con demasiada información. Pero la historia de Salander que es contada en paralelo es un respiro fresco a la deshumanización que sufre el libro en un principio. El editor descubre una red de crímenes en la familia y así vamos desenredando. Mientras tanto, conocemos a Salander, y así ella pasa a ser un ser oscuro y complejo. Cuando conoce a su guardián (la misma es considerada enferma mental por lo que requiere de un guardián), podemos ver quien es ella y todo lo que es capaz de hacer. Pero en sí, el personaje es el mejor que he leído en años. Es fascinante por su naturaleza excesiva.

La vuelta que el libro da en su segunda mitad es increíble. Es admirable como el autor logra cambiar el sentido del libro. Quizás sea por la coincidencia de que Salander se una a la columna vertebral del libro a buena hora. El hecho es que una vez que el editor deja de ser un hombre excesivamente libidinoso y se convierte en una víctima de la red familiar Vanger, la novela da un giro excepcional. Ya no se pretende la descripción de un mundo sino que la escritura frenética del autor nos lleva al final tonto pero que no debe ser más de eso si sabemos que hay una continuación. Llámenlo como quieran, pero es una tremenda estrategia.

Es un libro que honestamente disfruté y debo admitir está bien escrito. Pero no creo que deba ser la próxima tendencia como ha sucedido en Venezuela, en donde los libros de Larsson han sido un éxito inigualable. Hay más interesantes. Pero bueno, apenas voy por el primero. En un tiempo les hablaré de las continuaciones.

One Response

  1. Creo que el comienzo del libro me resultó tan pesado que hasta casi me largo a llorar de lo triste que estaba por haberme gastado una pequeña fortuna en el libro… que equivocado estaba. Cuando me sumergí a leerlo, me encantó la prosa de Larsson, es meticuloso a más no poder, y te engancha terriblemente.

    Concuerdo en que Lisbeth Salander es uno de los personajes más ricos e interesantes de la literatura moderna y que más quisiera yo que Stieg siguiera vivo para continuar y hacer 10 secuelas más con ella al frente; concuerdo también con el hecho de que se le fue la mano al autor con Mikael Blomkvist: se nota que se quiso hacer el canchero haciendo un personaje mujeriergo, un alter ego suyo, y no se dio cuenta de que hasta en la imaginación de uno hay ciertos límites. Puede que en su mente haya resultado copado imaginarse eso, pero en papel y a los ojos de otros, no funcionó, o al menos no encaja con el espíritu de la novela.

    Con respecto a la trama, me pareció un muy buen thriller, ahondando en la historia de una familia con una oscura historia por detrás, y si bien al cosa no avanza bien, cuando entra en juego Lisbeth y sus dotes de hacker, todo va viento en popa hacia una resolución del misterio que me tomó por sorpresa y gustó (¿será que te hiciste un imperceptible gran spoiler en la reseña, Fede?)
    La escena final es medio extraña, pero encaja con la personalidad de Lisbeth y recién ahí podemos ver un poco por debajo de ella y el mural que se hizo para que sus emociones no se vean atacadas.

    De los tres libros, es mi favorito, y lo encuentro prácticamente excelente, ya que es de lo mejor que he leído en años.

Leave a Reply