Giro con un guiño al nacimiento de un heredero que sonaba interesante pero termina siendo una entrega desperdiciada para la franquicia Krueger.

Dirigida por: Stephen Hopkins.

Protagonizada por: Robert Englund,Lisa Wilcox, Erika Anderson, Kelly Jo Minter, Danny Hassel, Nick Mele, Whitby Hertford.

País: Estados Unidos.

Género: Horror.

Duración: 90 minutos.

En este punto de las aventuras de Krueger matando adolescentes, la saga había caído en una especie de agujero profundo oscurecido por una extraña falta de creatividad por quienes seguían realizando entregas. En años recientes nos ocurrió con la casa de Jigsaw y muchos recordaban a cómo New Line Cinema seguía siendo una máquina productora de películas de Krueger que carecían de un sentido mínimo. Sorpresivamente taquillera, la cuarta entrega nos brindaba el típico ejemplo de una mala película que la gente ve porque extraña a un personaje. La quinta era inevitable y realizada rápidamente en un año, The Dream Child proponía un descubrimiento a una faceta diferente de Freddy: ¿cómo nacer otra vez?

Ambientada como continuación inmediata, The Dream Child explora la vida de una Alice liberada. Un día alucina y se encuentra con el posible pasado de Freddy. En una horrible pesadilla, Freddy revive y Alice se da cuenta de que el terrible monstruo de las garras ha encontrado una nueva forma de renacer: a través del bebé que tiene en sus entrañas. El bebé de Alice corre peligro porque Freddy está en sus sueños y solo Alice puede salvarlo.

Hay pocas secuelas de horror más superfluas que The Dream Child. Con un inteligente despliegue de efectos especiales, la película transcurre de forma rápida y entretenida, pero el guion es tan vacío como las intenciones de un Freddy que solo sigue las reglas porque necesita hacerlo. Ya el personaje parece vulnerable ante tantas veces que ha sido vencido. Freddy ya depende mucho de su actitud y en The Dream Child es más chiste que otra cosa. No ayuda que la película parezca tan diferente al resto, con su ambiente artificial y filtros visuales que no cumplen ninguna función. Si hay algo que podemos rescatar de esta entrega es precisamente su abanico técnico que sorprende. Decir esto de una película de horror puro nunca es bueno.

A Nightmare on Elm Street 5: The Dream Child promueve la víctima diferente, con un desarrollo particular que no apunta al típico adolescente con las hormonas encendidas. Reconozco esta faceta amplia que en la película puede mostrarse como innovación en la trama. Pero The Dream Child no alega a lo oscuro y místico de un hombre que solo mata en tus pesadillas. Es un “arma” de Freddy que ya se olvidó y que podría sostener una buena oportunidad de reexplorar el “cómo nació” todo. No estoy proponiendo un nuevo guion. Pero sí creo que en The Dream Child hay una notoria falta de dirección e intención de hacer algo aceptable. Aunque Stephen Hopkins haya logrado lo imposible en cuanto a tiempos de rodaje y edición, no podemos darle el reconocimiento de haber hecho una película buena de horror.

Editada por una MPAA que no aceptaba propuestas en la época, The Dream Child sufre del drama postproducción. Editada a la fuerza y con la mano dominante de New Line, la película cae en crítica y en taquilla, convirtiéndose en un regreso en falso para un Freddy moribundo y carente de inspiración. Recuerdo el terror que sentí cuando vi The Dream Child (era un chico muy pequeño), pero precisamente no era en las escenas en las que estaba Freddy. Hoy reconozco el error de ese miedo. Hoy veo The Dream Child y no puedo evitar darme cuenta del error tan grande que fue.

Calificación: *1/2

 

 

Un trailer

 

Leave a Reply