Una joven decide ayudar a un monstruo que ha aparecido en su techo a regresar al sitio misterioso de donde proviene.

Dirigida por: Jill Culton, Todd Wilderman.

Voces de: Chloe Bennet, Chloe Bennet, Tenzing Norgay Trainor, Joseph Izzo, Eddie Izzard, Sarah Paulson, Tsai Chin, Michelle Wong, Rich Dietl, James Hong, Christine Lin, Kym Miller, Jason Ko, Trevor Devall, Karen Huie, Vic Chao, Fernando Chien.

País: Estados Unidos, China.

Género: Infantiles, animada.

Duración: 97 minutos.

La maquinaria que representa Hollywood y su constante catálogo renovado de películas para niños es algo que puede resultar agobiante para quiénes buscamos algo más en los multicines que inundan los centros comerciales. No soy quién para dividir las opiniones de un tema que no manejo muy bien, pero el cine “infantil” a veces puede ser repetitivo y perder la capacidad de sorprender con un lienzo que es prácticamente infinito en posibilidades. Es por esto que critico cuando esa capacidad abierta termina utilizándose para trillones de secuelas que huelen más a lo corporativo que a lo creativo de una producción animada.

Y definitivamente Abominable de DreamWorks Animation apuntaba a ser una franquicia fallida desde un inicio. Poca fe le tuve. Y esto es un error. Diagnosticar un lanzamiento pequeño como un monstruo de muerte súbita es suponer que la idea siempre es el crecimiento absurdo y no una humilde entrega con principio y fin definido. Si Abominable la podemos tomar como lo que es, una película pequeña sobre la amistad y los efectos de la misma, entonces estamos al frente de una digna película animada en tiempos exagerados.

Ambientada en China en su mayoría, la película cuenta la historia de una joven que decide ayudar a un monstruo que un día aparece en el techo de su edificio. Él es un gran monstruo de las nieves, un Yeti perdido que se ha escapado de un laboratorio donde trabajan científicos que desean experimentar con él y con lo que puede hacer. Basta decir que algo de magia tiene este adorable y peludo travieso que será difícil de esconder cuando Yi decida junto a sus amigos llevarlo a casa, en el Monte Everest.

A pesar de que cada vez resultan más creativos a la hora de crear historias, el mensaje general parece compartir un target. Y Abominable no queda atrás en su planteamiento. Se perfila como una película de fórmula en su inicio y se mantiene estática hasta que se suelta un cuento de magia y aventuras que gustará a todos por igual. Es en este momento cuando Abominable decide no parecerse a todo lo que hemos visto antes y cuenta su propia versión de héroes y villanos distintos, y propone uno de sus características válidas y notables: una película sobre una extraña amistad, pero, sobre todo, una hermosa película sobre la ubicación emocional de eso que llamamos casa, en donde nuestros padres nos esperan con los brazos abiertos.

Por último, debo validar que a pesar de ser una entrega de objetivos marcados hay una visión de geografía interesante. Una fascinante exploración de la cultura asiática. Y a pesar de la controversia que genera ese mapa mostrado en la película, creo que lo universal de su contenido es algo a respetar. Con una historia tan conmovedora no entiendo la necesidad de despertar la avaricia desagradable y típica de la lucha por territorios. Quizás ese monstruo gigante e inocente podría enseñarnos mucho más que magia. Quizás hay un principio de tolerancia que debamos empezar a ver en historias distintas de aquellas a las que estamos acostumbrados. Si les parece que fui cursi en mi planteamiento, tienen toda la razón.

Calificación: ***

Un trailer

Leave a Reply