american_werewolf_in_london

Una de las mejores películas sobre licántropos que se ha hecho.

Dirigida por: John Landis.

Protagonizada por: David Naughton, Griffin Dune, Jenny Agutter, John Woodvine, Frank Oz, Lila Kaye, David Schofield, John Landis, Paul Kember.

País: Estados Unidos, Reino Unido.

Género: Horror, comedia.

Duración: 97 minutos.

Recuerdo hace mucho tiempo que leía una columna de Stephen King en Entertainment Weekly en donde trataba de explicar la diferencia entre lo bueno y lo cool. Es difícil entender como una película puede ser cool pero no necesariamente buena. An American Werewolf in London es el ejemplo perfecto para explicar esa diferencia.

La que podría ser la mejor película de hombres lobos de la historia es una parodia sobre la cultura que incluye sangre, violencia, sexo y transformaciones en licántropos que se resumen en logros de maquillaje. Todo esto hace que la película sea esencial para conocedores del género que quieren saber de dónde proviene todo. John Landis dirige un filme que no es fácil de dirigir. Pero él se siente natural al hacerlo. Confía un 100% en su actor principal y su equipo técnico. Todo esto se transmite claramente en la película.

Va sobre dos amigos norteamericanos que están de viaje en Inglaterra y un día llegan a un pueblo en donde todos los habitantes parecen residir en el bar. Ahí les hablan sobre leyendas urbanas y ellos siguen su camino. Algo les ataca, pero sólo uno de ellos sobrevive. Para quien no lo imagina, el sobreviviente es un potencial hombre lobo que está acabando con la vida de londinenses. Sólo cuando él se asegura de que es un animal decide hacer algo junto a la chica de la que se ha enamorado. Ahora a esta fórmula que les acabo de describir, añadan un tono de comedia. Esto es cool.

Pero An American Werewolf in London es una película que nunca sigue un patrón. Por esto le agradecemos a Landis quien fuerza a la película para que nunca resulte en una película de horror, y sea algo diferente. Lo diferente en este caso es que la película es cómica, a veces hasta absurda. Puede ser uno de los pocos intentos de incluir ambos géneros en un mismo filme pero esencialmente salió perfecto. No sé cómo pero así pasó. Todo lo resuelve en sátira, al poner su personaje principal en una escena en la que corre desnudo por parques de Londres, después de haber asesinado a gente la noche anterior cuando era un hombre lobo.

Resaltable es la escena clásica de la transformación que incluso después de 30 años sigue siendo la razón principal de ver la película. Rick Baker se encarga de crear esa criatura perfecta que en tan solo unos segundos logra deslumbrarnos por un realismo por un lado parece insólito pero por otro sigue siendo doloroso. Más curioso es que Landis, aunque cuenta con este factor técnico a favor, nunca lo usa demasiado. Se mantiene alejado de demostrar el poder de la imagen innovadora para la época y confía mucho en su historia (sólo vemos al hombre lobo en imágenes fugaces que obviamente no ofrecen mucho detalle). Esto se le agradece en todo momento y realmente imprime más poder a su escena icónica porque es inesperada.

An American Werewolf in London es una película para amantes del género que desean ir a explorar las raíces del movimiento. Posiblemente ahora parece una película ridícula y poco seria. Pero contiene todo lo necesario para ser tomada como una propuesta que se debe ver. Consideremos que quienes fueron en aquella época al cine a ver el filme esperaban algo como Animal House del mismo Landis y se toparon con una película mucho más violenta que lo que aparentaba ser. Cool. Demasiado cool.

Calificación: ¨***1/2

Un trailer

Leave a Reply