before-sunset-poster

Jesse y Celine se encuentran nuevamente, esta vez en París, y una vez más se enamoran.

Dirigida por: Richard Linklater.

Protagonizada por: Ethan Hawke, Julie Delpy, Vernon Dobtcheff, Louise Lemoine Torres, Rodolphe Pauly, Mariane Plasteig.

País: Estados Unidos.

Género: Romance.

Duración: 80 minutos.

En 1995 se estrenó Before Sunrise. Un éxito rotundo en crítica y taquilla que retrataba la historia de dos extraños que deciden pasar un día entero juntos caminando por las calles de una ciudad europea y consiguen enamorarse en poco menos de horas. Su amor era tan natural que era digerido fácilmente por las audiencias. Pero Richard Linklater se aseguraba de hacer un filme cargado de drama y tragedia que no nos hace sentir mal; el director nos permitía sentir esperanza al diseñar a dos personajes que pudieran parecerse a cualquier espectador. Con un final rotundo e inesperado, el director nos permitía soñar con una secuela para saber si todo lo que ocurre en la película se cumple en un futuro. Casi diez años después, estrena Before Sunset.

Jesse y Celine se encuentran años después de su noche apasionada. El es un autor famoso por haber escrito un retrato casi exacto de esa noche. Está en una presentación en París. Y ella logra encontrarse con él en una pequeña librería. Es obvio que lo que se planificó en la primera entrega no ocurrió. Interesante es cómo ninguno de los dos se queda en el pasado y se pregunta el por qué. Deciden pasar el día juntos hasta que sea la hora de que Jesse tome su avión y regrese a Estados Unidos. Esto puede traer recuerdos al presente.

Ahora son maduros, inteligentes y han superado muchas relaciones. El tiene hijos, ella tiene sueños. Pero sus conversaciones sobre cualquier cosa siguen siendo tan naturales como siempre. Y todo les lleva a un clímax nostálgico que nos otorga una visión diferente sobre la esperanza. El director se encarga de no resolver nunca y de solo presentar una relación que es tan necesaria como el aire mismo, pero nunca desea llevarlos a un punto decisivo. Ellos simplemente aprovechan. Se elogia el recuerdo pero nunca es más importante que el ponerse al día. Pero el amor es traicionero y Jesse y Celine pronto se dan cuenta de que lo que empezó hace años puede no haber acabado.

Linklater expone un filme sumamente válido en el concepto de guión. Es difícil lograr que el espectador pueda absorber nuevamente a dos personajes haciendo lo mismo y poder sentir que están viendo un filme diferente al de hace casi diez años. Su relación podría fácilmente ser la misma porque en esencia ellos no han cambiado. No se han quedado atascados en esa noche mágica. Solo han seguido adelante. Sin embargo, todavía admiten que el amor verdadero está entre ellos. Seguir lo que su corazón les ordena es algo que está en manos de ellos pero nunca es su prioridad. La calma de ambos es admirable. Linklater con un guión fresco nos presenta una historia que nunca se soluciona, y sin embargo nos permite sentir esperanza, una vez más.

Esta vez, Linklater deja el espacio abierto para una secuela pero nunca comete el pecado de depender de eso. Al contrario, coloca sobre la mesa todos los hechos sin fórmula. Todo para que decidamos si lo que hacen Jesse y Celine puede terminar bien o mal (sin entrar en un tema moral, lo cual hubiera sido catastrófico). Pero pregúntense: ¿Realmente es tan importante? ¿No basta con ver al amor de tu vida una vez más y despedirse al final del día?

Calificación: ***1/2

Un trailer

Leave a Reply