Citadel-poster

Un hombre observa como su esposa embarazada es atacada por niños extraños. Todo parece una alucinación, pero descubre que la verdad puede ser peligrosa.

Dirigida por: Ciaran Foy.

Protagonizada por: Aneurin Barnard, James Cosmo, Wunmi Mosaku, Jake Wilson, Amy Shiels.

País: Irlanda.

Género: Horror.

Duración: 84 minutos.

Citadel es una película independiente de horror que está muy bien hecha. Eso es lo primero que debo decir. Me sentí atrapada hasta un momento. Luego de esto, se ejecuta lo inevitable: la necesidad de un guionista por explicar su visión. Y es que esto fácilmente puede dañar el transcurso de una historia. Sin embargo, cuando ruedan los créditos no podemos obviar el hecho de que se hizo lo posible a manera de dirección. Ciaran Foy, el escritor y director de Citadel, siempre tuvo claro que la película que iba a filmar debía verse de cierta manera pero nunca pensó en cómo la gente la entendería. Mala jugada para un director que está “debutando” en cierto sector de la industria. Pero Citadel ha ganado premios por doquier, y ha sido alabada por especialistas del cine. Y lo único que puedo pensar es: ¿estamos aceptando lo regular como algo bueno?

Citadel va sobre un hombre que vive en un estado paralelo. En esta población no hay gente normal. Simplemente el ambiente se desliga de lo habitual. Su esposa embarazada ha sido atacada por niños quienes le han infectado de un virus que la asesinó. Pero los médicos han logrado salvar a su bebé. En la vuelta a su rutina, el hombre alucina por quienes asesinaron a su esposa. Pero todo se vuelve demasiado real cuando se da cuenta de que quieren al bebé y él debe defenderla. Se une a un sacerdote poco tradicional para luchar contra una “epidemia” y así se desarrolla Citadel, entre lo misterioso y lo revelador, entre lo mediocre y lo esencial del género.

Mientras veía Citadel pensaba en cómo una película así no podía gustarme más. Quería sentirme fascinado por ella, pero por más que intentara no podía identificar el elemento apasionante de la película. Estoy consciente del valor de la producción y que está muy bien ejecutada, pero ¿es una buena película? ¿Realmente merece toda mi atención? Todo hasta que llega un tercer acto y se explica todo. Hay una sobredosis de información que debemos digerir de forma rápida y sin escrúpulos. Pero el problema es que hay sobredosis. Demasiadas cosas debemos tomar en cuenta para poder explicar lo que realmente ocurre en Citadel. La película tiene sus momentos y son verdaderamente impactantes pero tiene otros que hacen que desviemos la mirada y veamos cuanto queda de película, sobre todo cuando nuestro personaje paranoico de repente se convierte en un súper héroe y termina por dañar la película.

David Cronenberg hizo una película muy parecida llamada The Brood, en la que niños aterrorizaban al personaje principal. Pero el director nunca hizo hincapié en un por qué. Siempre se desligó de la causa y simplemente explotó la consecuencia llegando a un final abierto de total congruencia y relevancia. En Citadel se nota la inspiración, pero sólo en un recurso clarísimo que motiva a la trama, pero nunca conforma un polo que contrarresta la locura de un personaje principal. Fácilmente, este hombre puede estar imaginando todo y así lo aceptamos. Pero insisto, al final todo se desvanece cuando se intenta destruir la imaginación del espectador mediante la justificación de absolutamente todo lo que ocurre en pantalla. El misterio debe ser misterio siempre, hasta el momento en el que deba ser revelado porque realmente necesita explicarse. Si no creen que es así, vean el cine de Hitchcock y reflexionen.

A quienes piensan que Citadel es la película del año, les recomiendo que vean The Brood y así vean como se hace una película perturbadora sobre niños que atacan a adultos.

Calificación: **

Un trailer

Leave a Reply