book_thief_xlrg

Después de que Alemania entra en la Segunda Guerra Mundial, una niña curiosa debe lidiar con la pérdida de su hermano y su madre y la adoctrinación del régimen Nazi.

Dirigida por: Brian Percival.

Protagonizada por: Sophie Nélisse, Geoffrey Rush, Emily Watson, Ben Schnetzer, Nico Liersch, Joachim Paul Assböck, Sandra Nedeleff, Hildegard Schroedter, Rafael Gareisen, Gotthard Lange, Godehard Giese, Roger Allam, Barbara Auer, Heike Makatsch, Carina Wiese.

País: Estados Unidos, Alemania.

Género: Drama.

Duración: 130 minutos.

Poder hacer una película de ficción pero ambientada en un entorno histórico real suena relativamente fácil. Se podría decir que una historia interesante sería suficiente para poder “completar los lados del cuadrado”. Pero es raro que no veamos más este tipo de propuestas. Pareciera que el escritor habitual tiene cierto temor a escribir sobre la ficción en un marco realista. Propuestas como The Book Thief deberían ser estipuladas como los ejemplos acertados de la práctica. Si bien la historia viene de un libro para “lectores jóvenes” (si es que algo así debería ser aceptado), la historia que acá se cuenta es tan cinemática que parece mentira que no se hubiera contado antes. Sí, es una realidad que es culturalmente irrelevante, pero ¿acaso eso tiene algo de malo?

Liesel es una niña que se ha quedado sin familia en medio de una Alemania revuelta por el inicio del régimen nazi. Su madre es una supuesta comunista y Liesel es adoptada por una pareja de un pueblo pequeño y azotado por la pobreza. Liesel es tímida pero con la ayuda de su nuevo padre, ella sale de esa cúpula de miedo. El método es poco común; Liesel aprende a leer y con ello conoce el mundo que se esconde detrás de los libros de fantasía a los cuales no puede acceder con facilidad en el régimen de Hitler. Una rebelión se esconde en la mirada de la niña y aunque sea pacífica su actitud, terminará siendo más importante que cualquier lucha violenta de la época.

Lo realmente interesante de The Book Thief es que nunca cae en la típica casilla de explotación del tema bélico. Sabemos que el ambiente es ese y que posiblemente la película girará su desenlace en torno a eso. Pero no es un recuerdo constante. Al contrario. Existe un manejo excepcional del tema ya que nuestros personajes son todos alemanes y nunca los hemos visto retratados así. Hasta vemos a nuestra “heroína” cantando un himno nazi pero por más indignante que suene esto, no se puede descartar que fuera una realidad triste. La inocencia de los niños permite que podamos absorber el punto inicial de la educación de una niña “huérfana” en la Alemania nazi: la adoctrinación. Cuando entra en juego la ficción y principal gatillo de la historia, nos topamos con una historia poco trágica y esperanzadora. La pequeña Liesel pasa de ser una “víctima” del sistema a ser un ejemplo directo de la característica compartida por todos los niños en cualquier época: la curiosidad. Pero Liesel no tiene miedo y simplemente arremete, de ahí el título de la película.

Lo importante es que el personaje está diseñado para ser calmado y extrovertido al mismo tiempo. La mirada y el silencio de Liesel son dos factores bien manejados por la pequeña actriz. Ella nos hace creer en su historia, por más extraordinaria que sea. El director ayuda con la conservadora herramienta de mantener todo en un escenario pequeño, casi teatral. No hay grandes batallas, ni redenciones entre bandos militares. Aquí sólo tenemos a una niña que no dejó que un régimen le quitara el derecho a saber la realidad del mundo. Si lo logran ver así, háganse la pregunta: ¿Cuántas veces una autoridad le quitó derechos?

Si hay una forma diferente de “conocer” la historia del mundo moderno, esta puede ser una buena opción. Al menos para los chicos de hoy en día que parecen tener aversión a los libros.

Calificación: ***

Un trailer

Leave a Reply