the-devils-double-movie-poster-hi-res

Historia basada en la vida de Latif Yahia, quien afirma ser un supuesto doble  del hijo de Saddam Hussein, Uday, quien llevaba una vida de desenfreno.

Dirigida por: Lee Tamahori.

Protagonizada por: Dominic Cooper, Philip Quast, Ludivine Sagnier, Mimoun Oaïssa, Raad Rawi, Mem Ferda, Dar Salim.

País: Belgica, Holanda.

Género: Acción.

Duración: 108 minutos.

Cuando vemos que una película está basada en hechos reales nuestra percepción inicial siempre cambia. Pareciera que estamos más pendientes de lo fantástico que puede pasar que de la propia historia. Esa posibilidad de que esa historia real pueda representar algo diferente es lo que llama la atención de la famosa coletilla que se coloca en posters, trailers, etc. Siempre el “Basado en hechos reales” o el “Inspirado por hecho reales” nos llama al cine de manera inmediata. Ese fetiche por revivir la tragedia, o la felicidad de otra persona es algo que nos hace ir en manadas al cine. Y el resultado es que siempre justificamos lo pasivo con “es un hecho real y no lo pueden manipular” y la película puede resultar no ser tan atractiva, tan diferente.

Pero ¿qué pasa cuando una historia real es tan fantástica y tan irreal? ¿Seguimos creyendo en la posibilidad o pasamos al escepticismo dañino de la experiencia? Esta dualidad se maneja en The Devil’s Double con una historia tan fantástica que es imposible que sea real. Y sin embargo se presenta como algo que en realidad ocurrió.

La película está basada en la experiencia de un hombre que tuvo que servir como doble del hijo de Saddam Hussein, Uday. Este hombre conocido como Latif Yahia, fue reclutado por el personal que servía a Uday para que pudiera aparecer en actos públicos, mientras Uday vivía su desenfreno notorio entre las leyendas de la época de Saddam. La película se basa en el entorno poco moral en el que Latif debía desenvolverse para poder sobrevivir. Todo hasta que llegamos a un final de grandes proporciones que nos quita cualquier posibilidad de creer en lo que acabamos de ver.

Personalmente, considero que hay que prepararse para ver The Devil’s Double. Por lo menos para no pasarla mal cuando llega el final. La idea es enterarse de que los hechos reportados en la prensa para poder ver con cierta objetividad una historia que es esencialmente una aventura. Latif ha sido perseguido. Latif ha sido desmentido por muchas personas. Se dice que Uday nunca utilizó un doble. Sin embargo, si la historia es verdadera sería algo extraordinario lo que vivió este hombre que sobrevivió a lo James Bond, y cuya foto en Wikipedia parece la de un gangster.

Todo esto no significa que la película esté mal hecha. Un gran mérito para el versátil Dominic Cooper quien con mucho talento interpreta dos personajes físicamente iguales, pero emocionalmente opuestos. En este tipo de roles, es difícil hacernos olvidar que es un mismo actor interpretando a dos personas, y Cooper lo hace. La frialdad de su caracterización es sumamente poderosa y vital para la película que se mantiene todo el tiempo apoyada en lo inesperado.

El director Lee Tamahori resuelve con facilidad por contar con un guión completo y poco maleable. Nunca se desliga de un tema principal monótono, con altos y bajos, pero todavía monótono. Es un director que inclusive con una historia unidireccional puede darse el lujo de generar tensión en el espectador con el uso de un buen montaje.

Solo si obvias los detalles podrías disfrutar de The Devil’s Double. Solo si lo ves como una posibilidad. Yo creo en dejarse llevar y simplemente experimentar por el cine. Sin eso, uno nunca podría encontrar las pequeñas joyas. Esta no es una de ellas, pero está muy bien hecha, y solo por esto y por darle mérito a una posibilidad, pienso que vale la pena verla.

Calificación: **1/2

Un trailer

Leave a Reply