the-hangover-3-poster3

Cierre decepcionante para la franquicia que lanzó una de de las mejores comedias de todos los tiempos.

Dirigida por: Todd Phillips.

Protagonizada por: Bradley Cooper, Ed Helms, Zach Galifianakis, John Goodman, Ken Jeong, Justin Bartha, Heather Graham, Melissa McCarthy, Jeffrey Tambor, Gillian Vigman, Jamie Chung, Mike Epps, Sasha Barrese.

País: Estados Unidos.

Género: Comedia.

Duración: 100 minutos.

La decisión de hacer una tercera parte de la famosa saga de The Hangover era inminente. Con el éxito indiscutible de la primera entrega, la explosión en la taquilla de la segunda, y la espera de miles de fanáticos, los productores sabían que algo tenían que hacer. Cuando alguien se reúne a planificar una secuela y contrata a escritores, la premisa debería ser al menos “sigue un patrón exitoso” o “haz algo original que pueda impactar”.

Pero hoy me hago preguntas como:

¿Era esto lo mejor que podían hacer?

¿No sienten que han faltado el resto a una comedia tan genuina como The Hangover?

Lamentablemente mi experiencia viendo The Hangover Part III fue todo menos que placentera. Eché de menos a los mismos personajes de antes. Esos que parecían que daban la vida por roles que estaban hechos para ellos solamente, y que se divertían. No suelo echarle la culpa a un factor en específico, pero los escritores de The Hangover Part III parecen confiar demasiado en el recuerdo y acá no solucionan nada.

La película se enfoca principalmente en el personaje de Alan (Galifianakis) quien es el mismo niño de siempre. Después de que su padre fallece, nada parece afectarle a Alan. Por alguna razón inexplicable todos se reúnen a hacer una intervención para convencer a Alan de que debe buscar ayuda. El Wolfpack decide ayudar a Alan y todos emprenden un viaje que es interrumpido rápidamente por un maleante que solo quiere recuperar el oro que Chow (Yeong) le robó hace años. Asocian de alguna manera al grupo de la resaca inolvidable con esto. Secuestran a Doug, y el resto debe encargarse de buscar a Chow para poder buscar el oro y así lograr que liberen a Doug.

¿Dónde está la resaca?

¿Dónde están las drogas que ocasionan los olvidos?

Acá no hay nada de eso. Sí, lamento destruirles la expectativa pero si van creyendo que otra vez ocurre lo mismo, les confirmo que no ocurre.

El sentimiento que produce la película es de espera eterna. Espera de esa fórmula que aunque esté cansada, hubiese funcionado mejor que una trama con villanos violentos, un Chow más errático que nunca y el enfoque pésimo en Alan. Esto ocasiona que el resto de los personajes se noten aburridos y casi apartados. Estando en segundo plano, Cooper y Helms son tan innecesarios que solo dan vergüenza.

Quien escribe la película decide cambiar esta vez en pro de un final que no es épico y se apoya en elementos que simplemente no dan poder a la trama y no nos hacen sentir ganas de más. Solo hay ganas de destruir la pantalla de cine porque todo parece ser una burla. Cuando al final se juega con la posibilidad de otra despedida de solteros que puede salir mal, la película rueda créditos de manera simplista y nociva para los verdaderos fanáticos.

Sí. Se reirán en algunos momentos, pero pregúntense si realmente no sienten que los productores se están riendo a sus espaldas cuando tuvieron que pagar por ver una película aburrida, innecesaria, y que no rinde tributo a la saga de los que llevaron la fiesta a un punto al que todos quisiéramos llegar y nadie lo admite.

Nota: No entiendo la absurda de dosis de violencia hacia los animales durante la película. ¿Existe alguna razón para esto? Si la hay, agradezco la explicación.

Calificación: *

Un trailer

Leave a Reply