testamentposterbot

Después de que su madre falleciera un joven regresa a la casa donde fue criado, donde algo empieza a acecharle.

Dirigida por: Rodrigo Gudiño.

Protagonizada por: Aaron Poole.

País: Canadá.

Género: Horror.

Duración: 77 minutos.

Trama: Un joven llega a una casa donde creció. La casa está vacía porque su madre ha recién fallecido. Sólo una noche bastará para poder “entender”.

Muchos dudarán sobre si esto es suficiente para construir una película y la respuesta es afirmativa. The Last Will and Testament of Rosalind Leigh es un ensayo de buenos resultados. Pero lograr el efecto no es fácil. Apreciar  una muestra como esta en la actualidad depende principalmente de dos factores sumamente importantes: para disfrutar uno debe “meterse” en la experiencia, y el género de terror no siempre se trata de lo mismo a lo que estamos acostumbrados. Una vez que se entienden estos dos factores (y se aceptan como premisa principal al ver una nueva película de terror), la película es digerida como lo que es: un enigma, una pregunta sin respuesta, y una prueba fehaciente de que no todo debería ser interpretado de la manera más literal posible. The Last Will and Testament of Rosalind Leigh es un reto para espectadores que buscan más que sangre a montones, fantasmas japoneses arrastrándose por el suelo, o el torture porn que está tan de moda hoy en día.

La película retrata a un joven que debe buscar respuestas a lo que fue su vida. Como banda sonora tenemos una melodía leve que acompaña la voz de su madre que está narrando una carta, o un testamento. Nunca lo sabemos. Ek joven recibe visitas inesperadas en la puerta de esta casa. Seres andrógenos le acechan por las ventanas. Y un monstruo horrible pasea por el jardín. El único escape es su teléfono. Siempre llama a su novia, una psicóloga que solo le consuela. No diré que ocurre al final, pero puedo confirmar que no termina como esperamos.

Quizás este final controversial puede alterar la percepción de lo que acabamos de ver. Ciertamente ha dividido a audiencias que dan sus propias interpretaciones sobre lo que ocurre en la casa. Por mi parte, confieso que hice algo que no suelo hacer. Vi por segunda vez The Last Will and Testament of Rosalind Leigh para ver si encontraba alguna respuesta, y para saber si mi teoría encajaba. Fue un verdadero placer poder detallar bien algunas cosas nuevamente. Pero no puedo decir que hay muchas respuestas. La película debe ser aceptada como una “propuesta” sin una respuesta única.

En ocasiones The Last Will and Testament of Rosalind Leigh puede sentirse como un análisis exhaustivo de un escenario perfecto para realizar una película de horror. Su dependencia en el mostrar (o no) algunos elementos es lo que puede cansar a algún espectador. Tenemos planos en secuencias larguísimos que pueden no mostrar algo importante, o sí. Todo depende de la “respuesta” que le pongas a la película. Uno de los valores agregados de ver una película como esta por segunda vez es precisamente eso. Uno detalla más y busca algún detalle que pueda significar algo para el enigma que la misma película representa. Según mi experiencia, sí hay algo más y honestamente, vale la pena descubrirlo.

The Last Will and Testament of Rosalind Leigh tiene suficiente poder para convertirse en una película de culto por todo lo que logra sin siquiera tener el contenido típico de sangre, o sustos. Acá tenemos a un personaje enfrentándose a un recuerdo difícil.

O la odiarás o la amarás. Pero eso sí, te garantizo que nunca has visto algo parecido.

Calificación: ***1/2

Un trailer

One Response

  1. Hoy la he visto. Es efectivamente, distinta, efectivamente un ensayo, y he de decir que una pequeña obra de arte, una joya. Nada que ver con las típicas películas de terror. Cada imagen, cuidada, sugerente,cada sonido,elegido, y una voz en off que me resulto fascinante.
    Quizás no sea ni una película de miedo,quizás el genero solo sea un vehiculo para mostrar una forma que se me antoja refinada de dirigir un filme.
    No esperes acción, sangre ni sustos, solo sientate y degusta la película.
    Y efectivamente, volveré a verla.

Leave a Reply