9780062195548

Secuela de The Strain, el primer libro de la trilogía de vampiros creada por la dupla Hogan/del Toro. El apocalipsis está más cerca.

Autor: Guillermo del Toro, Chuck Hogan.

País: Estados Unidos.

Cuando escribí la crítica de The Strain, decía que era “imposible dejar de imaginarse cómo se vería esto en una serie o en una película”. Y eso es porque la primera entrega de la trilogía hacía referencia a una sociedad invadida por una plaga. Ya esto lo hemos visto antes, solo que el factor “virus” y el factor “vampiro” nunca se habían unido. El intento había sido válido y nos encontrábamos al frente de una historia que comprendía un desarrollo posterior válido. Los personajes que pensamos que vivirían no están vivos (técnicamente algunos se arrastran como seres que necesitan sangre para subsistir), y algunos que eran descartables terminan siendo sumamente importantes. El giro es claro, y los autores utilizan esto para fortalecer la segunda parte de la trilogía, que por lógica debería ser la más débil, y termina siendo la clave para entender perfectamente el propósito de la historia.

En esta oportunidad, los “sobrevivientes” deben seguirse defendiendo de los seres que ya inminentemente están invadiendo. El espectro de la “contaminación” todavía no ha llegado muy lejos pero el grupo debe buscar alguna solución. Ahora sabemos que un grupo de vampiros ha dominado el mundo siempre pero ha limitado su rol para que la especie humana pueda seguir existiendo. Uno de ellos se ha revelado. Es conocido como The Master y junto al dueño de la corporación más poderosa de la Tierra desea dominar nuestra existencia. Pero nuestro científico debe ayudar al guerrero Abraham Setrakian a encontrar un libro, el Occido Lumen, el cual esconde el secreto para eliminar la amenaza. Ambos se unen a un exterminador neoyorquino y a un grupo de mercenarios “inusuales” para encontrar el arma perfecta y evitar el fin de la especie humana.

The Fall no resuelve ni aporta algo adicional. Es una novela que sirve como punto de conexión entre una introducción fantástica y desordenada y un futuro incierto con una magnitud incalculable. La sospecha de lo que viene se hace realidad con un final bastante impactante. Al menos esa es la diferencia con el primer libro que simplemente servía como la entrada. En The Fall, del Toro se aparta un poco de su habitual acercamiento fantasioso y, junto a Hogan, escribe una novela de terror puro, con una plaga mejor descrita y absolutamente letal. En otras palabras, antes la supervivencia era posible. Ahora, no podría decirlo. Insisto, el final es una gran sorpresa para aquellos que creen que esta historia de vampiros podía ser inofensiva. El apocalipsis muestra el avance perfecto.

En una actualidad poco comprensible, el vampirismo se ha tergiversado para hacer historias de amor para adolescentes y su característica principal se ha desvanecido entre lo comercial y la necesidad de censura. Ya esos hijos de la noche no son los mismos. La propiedad es devuelta por la saga que han creado Hogan y del Toro. Con su retrato firme y fantástico sobre un mundo dominado por vampiros, volvemos a creer en la maldad y el miedo resurge. Ya era hora de que alguien volviera a las raíces de una cultura y lo hiciera cambiando el método, las costumbres y la forma de matar. Ya Twilight y True Blood aportaron sus visiones de los chupasangre, y han quedado atrás, en el olvido. Ya los vampiros no son sexuales. Ya ni siquiera tienen genitales. Ahora son parásitos.

Agradecido estoy, pero ya les diré como termina todo. Después de terminar The Fall, tomar The Night Eternal y empezarlo es algo inminente.

Leave a Reply