44099963

Un hombre atropella a una gitana y al salir impune, recibe una maldición que lo empezará a desvanecer, literalmente.

Autor: Stephen King (escribiendo como Richard Bachman).

País: Estados Unidos.

Para quienes no lo saben, Richard Bachman es un pseudónimo que creó el famoso autor Stephen King para poder publicar varios libros sin saturar al mundo de la marca “King”. Bachman falleció de “cáncer de pseudónimo” cuando se reveló que era King quien escribía.

Pero creo que la decisión de King de crear a Bachman era crear un universo diferente en cuanto a formato. Sus novelas bajo el sello de Bachman están compuestas en un ambiente medio pulp, y ciertamente que en estilo se parecen mucho a lo que siempre escribía, pero son notablemente más cortas y mucho menos “desarrolladas”. Son engendros perversos de una mente perturbada que tenía demasiadas historias para contar.

Casi dos décadas después de que leí el primer libro de King es que empiezo a entender el verdadero propósito de Bachman (creo que el autor nos deja mucho a sus ávidos lectores para que interpretemos lo que queramos y por esto insisto en la diferencia clarísima del universo Bachman con el universo King). Bachman es trashy. Es la muestra de la completa libertad de un autor que necesita irrespetar al estándar de la época. Con los libros de Bachman, se redescubre a sí mismo y vuelve a las raíces de lo rápido, lo inseguro y lo genuino de una idea que todavía no se forma y que podría no formarse por completo, pero que es una forma de vida absolutamente independiente.

Thinner no es el mejor libro de Bachman  para los lectores frecuentes de King, pero en mi opinión es el más auténtico de la serie. En este, el autor utiliza una maldición para condenar al personaje típico de la sociedad norteamericana. De forma literal. Es un caso claro de simbolismo que King nunca solía ni suele usar. La novela cuenta la historia de un hombre mórbidamente obeso. Su vida se basa en comer; sabe que se está autodestruyendo y lo sigue haciendo. Pero un día, cuando se une su torpeza con la lujuria de su esposa, atropella a una mujer gitana quien fallece instantáneamente. Pero el hombre sale impune (es un abogado). Pero un miembro del grupo de los gitanos y familiar de la fallecida le siembra una maldición: solo le toca su cara y le pronuncia la palabra “thinner” (la cual significa “más flaco”). Creo que no tengo que describirles como transcurre la historia.

King escribe casi sin pensar. El autor conoce la historia y simplemente la refleja cómo le llega. No hay grandes diálogos, no existe el pensamiento constante (y digamos que acá aplicaría según el estilo típico). El autor casi utiliza un formato de shock value en la constante denigración de un personaje que se merece esto según unos. Lo interesante es que el autor nunca se deja llevar por el concepto de justicia necesaria para poder perfilar la historia desde un punto de vista comercial para complacer a quien lo lee por primera vez. King arremete contra el lector con uno de los mejores finales de su carrera. Inesperado y desgarrador pero muy justo.

Thinner siempre fue uno de mis libros favoritos. Por su irreverencia, su simpleza y el horror sutil de la metáfora que algunos vemos y otros no (y que es bastante clara para nuestra época). Bachman es un genio que “escribió” pocos libros. King debería revivirlo una vez más y mostrarnos su lado “sucio” que nunca pasará de moda entre nosotros, los fanáticos que queremos más del joven King que contaba las historias que nadie más se atrevía a contar.

Leave a Reply