Un recuento de varios casos en los que alguien inocente fue encarcelado y el magnífico organismo que logra revertir los casos.

Dirigida por: Liz Garbus, Alex Gibney, Roger Ross Williams, Jed Rothstein, Andy Grieve, Sarah Dowland.

País: Estados Unidos.

Género: Documental.

Duración: Nueve episodios.

Escribir una reseña sobre The Innocence Files es difícil. Parece casi imposible denotar la importancia de un proyecto como el retratado y mantenerse objetivo ante la situación. Este es el Innocence Project. Uno cuyo fundador ya vimos antes en Netflix. Me refiero a Barry Scheck, el miembro del dream team que defendió a O.J. Simpson en su tan famoso juicio. En The Innocence Files, Scheck y compañía nos abren la puerta a casos notorios en lo que la lucha ha concluido en algo positivo. Cuando a veces, el true crime no aporta demasiada justicia, hay frustración en el espectador que no puede esperar demasiado para que la verdad salga a la luz. Acá hay una resolución definitiva. Sin restarle importancia y respeto a las víctimas originales, Netflix nos brinda un vistazo al perdón como herramienta de reinicio para quienes fueron acusados injustamente, satisfaciendo un organismo en común: La policía y uno que otro abogado que necesitaban ver a alguien tras las rejas.

The Innocence Files es una antología que nos muestra varios casos en los que un acusado ha sido exonerado por completo porque alguien se tomó el trabajo de seguir investigando décadas después del juicio original. El Innocence Project es esta oficina diminuta en la que muchos luchan después de escuchar a quienes deciden hablar. Años después, el ADN ayuda, algunos testimonios también. pero lo importante es la constancia de quiénes desean que la verdad sea observada. Acá es donde The Innocence Files resalta el rol esencial de la víctima “secundaria”: el que ha sido acusado injustamente, y quien nunca ha dejado de alegar que dice la verdad.

Pero esta no es una esperanzadora colección de entrevistas. Exceptuando algunos involucrados en los hechos originales, los directores de cada “segmento” (algunos casos son analizados y expuestos en varios episodios), se toman el trabajo de servir a la objetividad de la situación. Esto incluye dándole el espacio a algunos “villanos” del sistema al que se está criticando. Con la presencia de los “héroes”, el balance es magnífico y sobre todo, brinda justicia. Algo que definitivamente necesitamos a veces en el género de true crime que tanto nos agobia con sus crudos relatos de violencia y realidad.

La presencia de varios directores permite que el tono varíe. Hay mucha calidad en la propuesta, y Netflix no escatima en lograr la producción propuesta. Afortunadamente lo que podría ser una oportunidad de propaganda para el proyecto en cuestión termina siendo una mención fija pero ocasional. Acá no se glorifica a quiénes trabajan día y noche para exonerar a los posibles inocentes condenados. Acá hay un tratamiento exhaustivo sobre la verdad y la evidencia que pone a prueba un sistema que fallaba antes, y ahora se mantiene de acuerdo a los logros de la ciencia. Pero nunca hay demasiado análisis cuando se tramita el destino de un acusado. The Innocence Files es una sentencia de volumen altísimo sobre la importancia del proyecto y sus derivados. Aunque siempre el protagonismo recaiga en quien ha sido liberado, es imposible no reconocer a quiénes están ahí tratando de aclarar los hechos. La palabra “justicia” parece redundante en este tipo de documentales. El realismo nos obliga a buscar eso en cada hecho. Pero hay una palabra más interesante y es la “verdad” detrás de lo que ocurrió. El true crime siempre nos llevó a eso. Y este es una buena oportunidad para recordarnos que esa siempre debe ser la prioridad.

Calificación: ***

Un trailer

Leave a Reply