Miniserie documental sobre seis juicios en los que los medios ejercieron influencia de alguna manera.

Dirigida por: Skye Borgman, Garrett Bradley, Yance Ford, Brian McGinn, Sierra Pettengill, Tony Yacenda.

País: Estados Unidos.

Género: Documental.

Duración: Seis episodios.

Vivimos en un momento de exposición inevitable. Todos poseen una cámara en mano, y todo parece ser exhibido en televisión sin ningún tipo de límites. La privacidad es casi un insulto, y estamos a merced de las opiniones de alguien con el mismo poder de mostrar lo que no queremos que se muestre. Por cualquiera que sea la razón, creo que hay cosas que debemos mantener en secreto. Y los medios de comunicación actuales son los principales parásitos de un sistema que no parece detenerse para vender información. Pero aunque ahora haya facilidad para que esa información esté disponible siempre, estos medios siempre estuvieron dispuestos para dar un paso más allá con el objetivo de “llegar primero”, “dar la primicia”, o simplemente ser quiénes muestren lo que alguien más quiere mantener oculto. En esta explosiva práctica mediática, cualquiera puede ser víctima.

Desde décadas pasadas fueron causantes de una sensación general, una especie de inyección de opinión que por más impecable que sea siempre será una opinión de un lado. Cuando la presencia de estos monstruos informativos llega a sectores como la justicia, vemos como el poder se manifiesta de formas no reconocibles. En la miniserie de Netflix Trial by media conocemos varios casos en los que los medios fueron cruciales para que la justicia girara hacia cierto lado. O al menos así la serie se vende. Su primer capítulo es muy distinto al último. El propósito gira demasiado y Trial by media culmina con demasiada discordancia en su mensaje. Es una miniserie aburrida en ocasiones. Con demasiado metraje innecesario y testimonios repetitivos que no aportan demasiado a una resolución.

Analizamos capítulo por capítulo:

Calificación: **1/2

Un trailer

Leave a Reply