Screentology

Review: Fargo (Temporada 2 – 2015)

Continuación que no rompe el estilo marcado de la primera entrega, y tampoco se queda corta a nivel de desarrollo. Serie NECESARIA.

Dirigida por: Michael Uppendahl, Randall Einhorn, Noah Hawley, Jeffrey Reiner, Keith Gordon, Adam Arkin.

Protagonizada por: Jesse Plemons, Kirsten Dunst, Patrick Wilson, Bokeem Woodbine, Jeffrey Donovan, Zahn McClarnon, Ted Danson, Cristin Milioti, Jean Smart, Angus Sampson, Rachel Keller, Nick Offerman, Elizabeth Marvel, Brad Garrett, Kieran Culkin, Michael Hogan, Raven Stewart, Keir O’Donnell, Emily Haine, Dan Beirne, Adam Arkin, Brad Mann, Todd Mann, Bruce Campbell.

País: Estados Unidos.

Género: Drama, thriller.

Duración: Diez episodios.

Creo que la creación de una serie como Fargo representa un riesgo que no solemos reconocer en medio del mar de entregas que inundan la televisión. No podemos descartarla automáticamente, pero tampoco hay una atención especial. Me parece trágico. Noah Hawley ha creado una épica readaptación que no tenía que salir bien bajo ningún concepto, y en una previa ocasión me había sorprendido. Acá el director desarrolla mucho más el concepto adoptado. Ya se sale de lo que la película de los Coen había planteado en algún momento y forma su mini historia, una precuela de mafias, policías inocentes, y secretos familiares que confluyen en una resolución magnífica. La segunda temporada de Fargo es el seguimiento que esperábamos y que merecemos. Como dice arriba, esta es una esas series necesarias. No entiendo cómo la gente todavía no la vio.

Pero al mismo tiempo sé que hay algo discordante en el estilo de Fargo y que podría alejar a las masas que están acostumbradas a las entregas con capítulos distintos pero con fórmulas idénticas. La serie se desarrolla entre el slow burn, el relato histórico y los encuentros de violencia marcados por una puesta en escena sorprendente. Ese “riesgo” que mencioné antes no se materializa nunca porque creo que quien se expone a la serie termina hipnotizado y ya sobrepasa los límites que en una primera entrega pudieron haber entorpecido la trama.

Esta vez nos encontramos con una precuela. En North Dakota una familia lidera el mundo de las mafias, pero cuando su patriarca tiene un ataque, su esposa y sus hijos empiezan a pensar en el reemplazo. También los otros líderes empiezan a ver cómo pueden apoderarse de los negocios. En medio de esto, un incidente en un café en el medio de la nada, causa un desastre que también involucra a una pareja inocente que decide actuar y no revelar un accidente fatal. Esta especie de coincidencia llevará a la policía a investigar negocios, venganza y la violencia poco particular de la era.

Se añade a la mezcla un casting sorprendente. La serie incrementa el poder de su propuesta mediante un guion que obliga a sus personajes al encuentro ocasional, situaciones en las que todo puede ocurrir. Los enfrentamientos nos permiten recordar lo que en esa primera temporada se había planteado como posibilidad. Debo hacer mención particular al “deus ex machina” más inesperado de la televisión. No voy a contarles mucho, pero es algo tan divisivo y tan original que solo puede causar dos cosas: abandonar o seguir la serie. Sí, es así de determinante.

No es mi serie favorita, pero va en camino a eso. Llegué tarde a ella, pero creo que es mejor tarde que nunca, y hoy en día agradezco a un Noah Hawley que se atrevió a hacer algo distinto con la televisión, y girar todo a su favor. Es un escritor poco reconocido en la industria pero eso debemos cambiarlo. Al menos yo sí pienso adoctrinar a todo el que me pregunte sobre cuál serie debería ver: Mi respuesta desde ahora siempre va a incluir Fargo.

Calificación:

Un trailer

Con información de IMDB, Film Affinity.

Exit mobile version