Dirigida: Martin Scorsese.

Protagonizada por: Griffin Dunne, Rosanna Arquette, Teri Garr, John Heard, Catherine O’HAra, Linda Fiorentino, Verna Bloom.

Año: 1985.

País: United States.

Duración: 97 minutos.

¿Qué harías?

¿Qué harías si consiguieras a una chica bella que promete sacarte de tu mundo aburrido?

¿Qué harías si ella misma te ofrece una noche salvaje sin siquiera decir una palabra?

¿Lo harías verdad?

Yo seguro que sí lo haría. Y es que la trama de After Hours está activada por un movimiento demasiado humano y regular que al principio parece una película de terror. El tipo es una víctima de un movimiento. Pero a medida que la película se desarrolla nos damos cuenta de que no todo es lo que parece, y el protagonista está al frente de la aventura más extraña de su vida.

After Hours cuenta una historia típica. Un joven aburrido conoce a una chica en un café. La chica es muy simpática y preciosa. Le ofrece su teléfono. El la llama al llegar a casa. La chica lo invita a la casa donde se queda. El joven va. Cuando llega, la chica no está. Hasta aquí llego yo por respeto a mis principios de no contar nada de las películas.

Ahí empieza a desarrollarse una trama tan única y tan original que es imposible fijarla a un género. Solo puedo decir que es un guión fresco y que solo pudo haber sido filmado por Martin Scorsese. Es casi un debut en un género desconocido para el director. Pero con experiencia logra filmar lo que no es filmable. Existen toques de humor, horror, acción, romance. De todo. El director todo lo logra integrar en una noche en la que todo puede pasar. El mérito por supuesto es de un guión totalmente arriesgado y que tiene mucho que perder. A esto le unimos un buen actor como es Dunne, en el papel del joven afectado por las circunstancias de una noche que no estamos seguros si ocurre o no. El hecho es que todo pudo haber sido su imaginación y por el bien de aquellos que no conocemos New York nos gustaría pensar eso.

Es una película ligera que pasa demasiado rápido. Y mi consejo es que no se pongan a buscar razón de ser. Simplemente acepten las cosas como son y los personajes como se interpretan. No hay un solo toque de coherencia en medio de una trama veloz que emula a un cómic pero termina siendo un logro cinematográfico. Acompañado a esto, vemos como el director utiliza recursos únicos para poder filmar y generar simbolismo. Se nota que es un descanso para Scorsese quien salía de su carrera regular y se guiaba por una necesidad de contar un cuento original y atípico. Pero conserva mucho de su escuela. Planos medios laterales a los personajes y planos americanos abundan. Nunca analiza las palabras de los actores sino las de cualquier conversación. Analiza todo como un grupo y no individualmente. Esto es Scorsese en su máxima expresión.

No quiero prepararlos para ver una película regular ni mainstream. Es una película extraña y que esto seguro de que el género más apropiado seria “culto”. Y es que está bien. Todos los directores necesitan este tipo de cosas en su carrera. A muchos les va mal. Pero After Hours, demuestra que Scorsese piensa en formato cine todo el tiempo y para cualquier género que le toque filmar.

Es una noche que todos desearíamos tener. No lo podemos negar. Es esencial ver como el personaje casi esnobista de Dunne se descompone y se convierte en un sobreviviente de la noche y de los monstruos que esconde SoHo en New York. Brutal.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Leave a Reply