Director: Sam Mendes

Protagonizada por: John Krasinski, Maya Rudolph, Allison Janney, Catherine O’Hara, Jeff Daniels, Paul Schneider, Maggie Gyllenhaal, Josh Hamilton.

La gran verdad es que el hogar es donde uno lo construye. Geográficamente no existe el hogar. El hogar es no tangible que solo puede ser ideado bajo los fundamentos de confianza, amor y sobre todo la esperanza. Para aquellos que todos los días se quejan de no tener una casa que decorar, les presento Away we go, una vista al futuro incierto que todos tenemos y que solo puede ser construido si realmente lo queremos. Eso sí, teniendo presente que no podemos tapar el sol con un dedo y la realidad es más cruda que nuestros sueños.

Va sobre una pareja que decide hacer un viaje por Norteamérica para determinar donde criar a su hijo que está a punto de nacer. Donde establecerse. Pero realmente termina siendo un viaje para ellos encontrarse a sí mismos en un plano no literario pero si espiritual. Que termina siendo algo totalmente cinematográfico es mera coincidencia, pero solo por una toma final que concluye el viaje. Y sin embargo seguimos pensando en la cantidad de obstáculos y personajes que hemos encontrado, proporcionando fortaleza al hecho de no poder decidir con el corazón, sino con la mente.

Mendes es un director mediático que juega con sentimientos mediante la implementación de técnicas fotográficas que ciertamente estresan pero conmueven como objetivo principal y final. Tomas lejanas de un escenario casi teatral es lo que caracteriza a un director que ha pasado de ser muy ambicioso a ser un realizador personal y poco ambiguo. Lo que ves es lo que obtienes.  Y un estudio profundo de caracterizaciones es lo que resulta ser Away we go.

Rudolph y Krasinski son excepcionales como actores dramáticos cuando en realidad son comediantes. Es un reto para ellos y para el guionista poder introducirlos en una película opaca y poco optimista. El logro es apreciarlos en una escena final donde todo se arregla, y la única razón es seguir a tu corazón y poder aceptar que un pasado no siempre es malo y puede en realidad convertirse en el modelo de futuro que siempre han soñado.

Calificación: ***

 

Un trailer

Leave a Reply