Director: Guillem Morales

Protagonizada por: Belén Rueda, Lluís Homar, Pablo Derqui.

Los Ojos de Julia comienza con una premisa perfecta y sencilla. Una chica ha muerto en circunstancias “extrañas” en un aparente suicidio. Su hermana gemela quiere saber por qué lo hizo y si en verdad fue un suicidio. Es precisamente lo que cualquier persona haría en su lugar. Es en esto en lo que la película tiene su fortaleza. La película tiene personalidad y es única. No es como cualquier otra y aparenta serlo. No depende del estilo para desmentir su aparente parecido con el cine de Hollywood actual y simplemente se apoya sobre un guión inteligente y tan lleno de twists que al final simplemente descansarás de tanta información.

Belén Rueda es Julia. Sufre de una enfermedad degenerativa al igual que su hermana gemela que murió sola en un aparente suicidio. Es una actriz versátil y un verdadera Scream Queen. No se aguanta al mostrar terror y juega bien con su papel de mujer que va quedando ciega. No raya en lo exagerado y nos regala un performance que se adueña de la película de principio a fin. Esto ocurre en la primera mitad de la película. En la segunda mitad, Rueda deja ir a su personaje hacia una línea convencional (pero no aburrida) para luego dar juego a un conjunto mediático de técnicas que harían orgulloso al propio Hitchcock. El uso de música, sonido, e iluminación son perfectos para un desenlace que, si bien toma mucho tiempo en “dar”, no deja ir nunca al espectador que busca respuestas. Al encontrarlas pensamos que la película ha terminado. Think again!

Es un logro. Guillermo Del Toro ha producido otra más y lo ha hecho. A diferencia de El Orfanato, esta producción de Del Toro no pretende sustituir  una línea en Hollywood con “shock scenes”. En cambio al usarlas, nos lleva a una puesta en escena que no niega sentimientos. Julia es un personaje completo y que genera empatía. Es tan complejo lo que siente que el espectador se frustra cuando no podemos ver ni siquiera lo que Julia no puede ver (dense cuenta de lo que ocurre con las caras de la gente, una vez que a Julia la operan). Técnica, insisto. Pura técnica.

Me llama la atención la posibilidad de Julia de poder generar drama. Tal vez es por el desenlace al estilo Hitchcock. Tal vez es la sensación de claustrofobia que genera la ceguera de Julia. Tal vez soy yo nada más. El hecho es que la película se adueñó de mí por completo.

Un aplauso para el cine español de terror que sigue haciendo de las suyas.

Calificación: ***

Un trailer? no!

Leave a Reply