Director: Gus Van Sant.

Protagonizada por: Gabe Nevins, Taylor Momsen, Daniel Liu, Jake Miller.

Paranoid Park debe ser tomada en cuenta como una película que lidia con la adolescencia y los obstáculos que la misma crea y debe afrontar y tumbar. En ella un muchacho debe recurrir a sí mismo para enfrentar una terrible verdad y la consecuencia de una imprudencia. Nosotros como espectadores somos testigos de la actitud egoísta del muchacho y sin embargo debemos acompañarlo hasta el final. Tramas que incluyen premisas como esta son atractivas para crear una película digna de la tendencia de arte y ensayo. Pero esta vez, el director Gus Van Sant, promueve algo absolutamente personal que nunca tiene algo que hacernos sentir, excepto aburrimiento. La premisa está ahí, viva, cruda, y totalmente a disposición de un director demasiado visionario. Pero su visión en Paranoid Park cae por su propia confusión de no saber que quiere contar. Si la película quiere contar un problema que afronta un adolescente está bien. Si la película quiere mostrar un vistazo fetichista al adolescente patinetero entonces está mal. Paranoid Park va con las dos opciones y pretende unirlas en una película que hora y media y que contiene secuencias interminables en las que una cámara persigue al chico por más de dos minutos. Te salió mal esta vez Gus.

El filme cuenta la historia de un chico con una familia unidimensional que no tiene mucho que ofrecer. En medio de un divorcio inevitable el chico se escapa de casa en las noches y se aloja en un parque cercano donde se patina. Necesita el contacto con el mundo exterior y busca el extremo del mismo. En medio de un guión sumamente complejo, nos enteremos que ha habido un asesinato en el que un guardia de seguridad ha sido tirado a los rieles de un tren luego  haber sido impactado por una patineta en la cabeza. El chico es interrogado junto a otros y con frivolidad niega cualquier contacto con lo ocurrido. Sabemos que tiene mucho que ver con lo que pasó por una historia en flashback que el director mete. Se intercala con escenas del chico escribiendo una especie de diario. Lo que pasa a lo último es relevante pero no es importante. Lamentablemente la película no promueve un desenlace sino un simple análisis de la personalidad del chico.

Supongo que la película transcurre como un rollo simbólico que cuenta la historia del director y sus problemas con su escondida homosexualidad al ser adolescente y miembro de la comunidad patinetera. Es casi imposible obviar esto. Y es que fácilmente la película pudo haber sido sobre esto. Pero casi convertir esto en un thriller que está editado con tomas POV de patinetas es totalmente absurdo y experimental. Nunca fue mainstream. A lo mejor estoy confundido con la intención del filme, pero no lo disfruté en lo absoluto. Al contrario, es demasiado pesimista y su final tiene valor para toda la tonalidad de la producción, pero la película no se salva. Lo único admirable de este intento de Van Sant es el haber elegido a actores amateurs para protagonizar. Gabe Nevins está sumamente preparado para afrontar otra producción cuya cámara lo filme desde cerca. Nunca se esconde y es tan transparente que hasta perturbador resulta la experiencia en algunos momentos. Paranoid Park está hecha para estudiarla. Esto es claro desde el principio. Pero ni siquiera esto es posible hacerlo relevante en medio de una trama demasiado compleja para ser considerada seria. Si pegamos a esto, tomas de mala calidad y subjetivas desde una patineta, el resultado se descarta por completo.

Gus Van Sant hizo algo genial con Elephant. Tomó personajes y los vio desde lejos y todo fue la antesala para un hecho aterrorizante. Pero nunca se justificó una trama por los medios. Siempre la trama fue el resultado de una acción y la cámara se balanceaba entre el documental y la vista vouyerista que buscaba una razón para los chicos terroristas. En Paranoid Park la trama está adaptada a la mente de un adolescente y el mundo que gira alrededor de él. Esto suena tan personal como que el director hizo la película para él mismo y no para nosotros.

Calificación: *1/2

 

Un trailer

Leave a Reply