Director: Greg Mottola.

Protagonizada por: Simon Pegg, Nick Frost, Seth Rogen (voz), Kristen Wiig, Jason Bateman, Bill Hader, Joe Lo Truglio, Jane Lynch, Sigourney Weaver, Blythe Danner.

La pareja de Pegg y Frost demostró ser una revelación contra todo lo normal con Shaun of the Dead. Luego con Hot Fuzz confirmaron que formaban parte de una nueva ola británica de humor con el que todo el mundo se identificaba y nadie quería ver. A diferencia del humor negro y crudo de The Office, las producciones protagonizada por estos dos son totalmente tontas pero efectivas. Pegg es un actor de comedia que no tiene ataduras en ser estúpido y burlarse de sí mismo. Y Frost es un tipo que solo necesitamos ver para reirnos. Demasiado naturales los dos. Ahora, ¿qué pasa cuando los sacamos de su entorno habitual cinematográfico y los tiramos en medio de una película de comedia-ciencia ficción? Todo puede salir bien o mal. En este caso es normal. Y no es porque no esté bien escrito. Es por la presencia del personaje principal en la película: Paul, quien en realidad es Seth Rogen en todo su esplendor.

Paul va sobre un par de amigos británicos en viaje por U.S.A. para visitar sitios relacionados con apariciones alienígenas. Su primera parada es en el Comic Con. Ojalá la película reflejara esta visita nada más. Hubiese sido genial. Pero no. En medio de su viaje consiguen a un alien llamado Paul quien es más ordinario que un mismo humano. El mismo se encuentra en un viaje para poder volver a su planeta. Después de tanto tiempo de haber vivido en la tierra alojado en sedes gubernamentales asesorando a la raza humana. Desde inspiración para filmes (cameo genial de voz de Steven Spielberg), hasta otras cosas. El hecho es que Paul es perseguido porque también tiene otras capacidades envidiables por los humanos, y quieren explotarlas. El final ya todos deberíamos saber como es.

El problema con Paul es que se viste con shorts, fuma y su vocabulario deja mucho que desear. Es otro más del montón y es por esto que la película no da más de lo que debería dar. Paul es demasiado ordinario para lo que queremos y su relación con los otros personajes es totalmente blanda. Si no fuera por las referencias contínuas a la cultura pop, los personajes secundarios británicos, la fanaticada religiosa y el cameo final de Weaver, la película fallaría en un 100%. Pero igual no se salva mucho. Paul es un personaje que no tiene carisma ni atrae por su vulgaridad extrema. Olvidamos con frecuencia que es un extraterrestre y esto opaca totalmente la esencia de un filme que pudo haber sido más. Bateman es DEMASIADO superficial en el papel del policía y demuestra ser el más débil de la camada cuando al final acepta que Paul se salga con la suya. Los novatos policías no rescatan a la película (Hader retoma el policía de Superbad) y esta contraparte simplemente está de más.

En fin, es una película que empieza bien pero se cae basada en la arrogancia de Rogen, el cual imprime demasiado de sí mismo a Paul.

Calificación: **

 

Un trailer

One Response

Leave a Reply