Dirigida por: Antonio Negret.

Protagonizada por: Orlando Jones, Edmund Entin, Gary Entin, Samantha Droke, Louis Herthum, Morgana Shaw.

Conseguir un buen guión para una película de terror es sumamente fácil pero filmarlo es demasiado difícil. Estoy seguro de que las grandes ideas se descartan por otras más comerciales y esto cada día asesina más al género. Lo convierte en algo más parecido a una industria y menos a un concepto artístico. Menos mal que todavía existe una base de fans dispuestos a cada día demostrar la pasión y llegan a ser realizadores. Pero es el mérito de After Dark Films lo que realmente llama la atención. Es la productora que consigue cualquier película de terror y la promueve basándose en la calidad de un buen guión. No es solo atmósfera. Es simplemente una buena historia que asuste. Seconds apart es la genial muestra que he visto recientemente de la productora. Y una vez más lo han logrado. Un excelente guión que no necesariamente tiene todos los elementos y algunos simplemente le sobran, pero que en esencia está inmerso en originalidad por todos lados.

Seconds apart va sobre un par de gemelos con poderes de telekinesia. Ellos han desarrollado un proyecto por medio del cual torturan a la gente y hasta pueden causar asesinatos con su mente. El objetivo del proyecto no se los puedo contar. En la historia hay un detective que investiga suicidios recientes en la escuela privada donde los chicos estudian, obviamente causados por los chicos. Este sospecha de ellos y los acosa. Mientras uno de los chicos se enamora, y quiebra la firme unión entre los dos gemelos y se desencadena todo el problema. La trama por más sencilla que suene no lo es. La tensión se incrementa por la extraña relación de los dos chicos y por lo bien que hacen su papel. La idea es que nunca sepamos cual es cual, y lo logran. Son totalmente inexpresivos y pareciera que estuvieran muertos; esto le imprime sentido a todo el experimento que quieren hacer. A esto me refiero con que la atmósfera es relevante y notable en la película.

Una de las cosas interesantes de la película es que aunque esté hecha en un tono amateur, no se siente en ningún momento como un experimento de cine. El director toma las riendas y transforma el filme en una especie de debut de un gran estudio. Orlando Jones es la única pieza de alto calibre en la película. Y su personaje por más relevante que sea, termina siendo agotador (todo el pasado trágico se repite demasiadas veces en la película). Pero menos mal que nunca saca a relucir su capacidad graciosa y siempre se toma en serio su papel. Los gemelos son tremendos actores al menos para esta película. Siempre hay aires de superioridad y orgullo para toda la premisa y esto se los agradezco. Las contrapartes son relleno pero del bueno. Los padres de los gemelos son increíbles y lamento que no salieran más en pantalla. Aunque esto suene como que la película se basa totalmente en la actuación, no es así. La realidad es otra. El mejor personaje es la historia que se encuentra cubierta desde todos los ángulos y esto se hace sentir en todo momento. El director asegura que nunca te salgas de perspectiva de lo que quiere transmitir.

Por supuesto que hay cosas que no cuadran en Sec0nds apart. No es una película perfecta pero su nivel de producción es admirable y estoy seguro de que muchas personas quisieran haber dirigido una historia como esta, con actores como estos. Es una sencilla película para fanáticos del género que de cierta manera empiezan a perder la fe.

Calificación: ***

 

Un trailer

Leave a Reply