Director: Roman Polanski.

Protagonizada por: Ewan McGregor, Pierce Brosnan, Kim Cattrall, Olivia Williams, Tom Wilkinson, Timothy Hutton.

Polanski sabe como escribir un thriller. Sin duda alguna, toma cualquier cosa y plasma en pantalla lo más tenebroso de cualquier situación que podría voltearse en algún momento. El peligro en pantalla es tangible y se puede sentir. Con The Tenant logró reflejar la locura. Con Rosemary’s Baby demostró que lo demoníaco no necesita un exorcismo para ser absorbido, con El Pianista conmovió por su vista realista de un momento que no debió ser. Con The Ghost Writer, logra imprimir un trabajo de ficción y llenarlo de tensión con personajes sospechosos y un ambiente tenue y oscuro en donde la desconfianza es lo único que te hará sobrevivir pero sin tampoco delatar sus intuiciones.

Va sobre un joven al que contratan para terminar de escribir las memorias de un político que se encuentra prácticament exiliado por acusaciones de cooperación con otros países en prácticas torturas a terroristas. La persona que estaba escribiendo ha fallecido en circunstancias extrañas. Esto es claro desde el principio, y sabemos que el personaje principal se está metiendo en un gran problema al aceptar el trabajo.

Lo que atrapa de la película es la línea que sigue de principio a fin. Aunque sepamos que el personaje principal encontrará algo que no se debe, al final resulta ser algo que éticamente destruye a un personaje pero es la manera de esconderlo lo que indigna al espectador. Cómo la película se desarrollo de ahí en adelante es un tren de emociones. Es sospechable que no habrá un final feliz. Y en realidad es lo mejor. El “mensaje” (por llamarlo de alguna manera) llega. Pero no por ser una trama que interesa sino por el suspenso que genera con ciertas técnicas que valdría la pena mencionar en caso de hacer un estudio más profundo.

El filme está ambientado de manera espectacular. Un escenario lluvioso permanente en un ambiente cálido, nos presenta la mala suerte de aquellos que son descubiertos haciendo que no deberían. El no poder escapar de la lluvia es un ejemplo de cómo el personaje principal siempre tiene a alguien que le está cayendo para dominarlo en conocimiento y acceso a la información. La escena final está llena de Hitchcock en su esencia. Ese pase de la nota es un gran homenaje al maestro del suspenso y una muestra de como Polanski logra manipular al espectador de manera progresiva y siguiendo la línea que se propone desde el inicio.

El parecido (no físico) a Tony Blair es obvio y bastante controversial. Kudos a Polanski por escribir algo comparable pero no ofensivo. Como su personaje principal, camina el borde de un abismo en medio de suspenso y al final logra caer en la red.

Calificación: ***1/2

 

Un trailer

Leave a Reply