Dirigida por: John Huston.

Protagonizada por: Humphrey Bogart, Walter Huston, Tim Holt, Bruce Bennett, Barton MacLane, Alfonso Bedoya.

El fruto de la ambición es la traición. No hay duda alguna de que siempre que obtenemos algo, queremos más de eso y no nos importa el resto del mundo. Nunca nos importará siempre que haya la posibilidad de ganar un poco más. El tema principal de Treasure es mostrar tres tipos de personalidad que fácilmente pueden formar parte de una sola persona. Todos tenemos el lado conciente, también tenemos el lado con compasión, pero TODOS además tenemos el lado ambicioso y peligroso. El desarrollo de estas personalidades está llevado a cabo por tres grandes actores durante la película, y es fácil de digerir la gran discusión por quien merece la mayor parte, cuando la realidad que deberíamos ver es que nadie se merece nada de esto. Todos son culpables de todo lo que pasa y el final es justiciero pero triste con todas las partes.

Treasure va sobre un grupo de dos americanos que se encuentran en México por razones diversas. No tienen dinero. Son engañados por empresarios quienes no les pagan dinero que les deben. Viven prácticamente mendigando. Pero un día conocen a un viejo que indica que conoce donde puede excavarse oro en minas. Los tres se aventuran a la travesía. Consiguen explotar dicha mina, pero la ambición corre por la vena de uno de ellos. Son atacados por  bandidos quienes a su vez son perseguidos por policías federales. Con suerte, consiguen que los bandidos se vayan  y la policía ni se moleste en buscarles a ellos. El viejo es contactado por un grupo de campesinos porque tiene fama de curandero y se va con ellos, confiando su porción del oro en los dos restantes, quienes se convierten en víctimas de la avaricia y pelean por el oro. Cuando uno de los dos deja por muerto al otro, las tres consiguen separarse y el oro termina en manos del destino.

Para nadie es un secreto que la película está basado en un libro muy famoso. Huston construye una historia fresca, y un guión sumamente interesante para una época poco vanguardiasta y consigue el Oscar. El personaje principal lo diseña para Bogart quien toma el rol para sí mismo y lo posee. El padre de Huston, Walter, hace el papel del viejo, y también gana el Oscar, interpretando a un anciano medio senil pero que en todo momento exuda convicción y casi se puede pintar como el espíritu neutro del grupo. Holt interpreta al personaje admirable y su apariencia es demasiado placentera en cada plano porque pertenece a esa era de bondad que tanto hace falta en el cine sobrecolorido de hoy en día. Pero Huston filma una película con un gran aspecto visual. Las escenas de la montaña son claves para expresar cada nivel del grupo de sentimientos que la película presenta y nos hace sentir. Sumamente importante es su uso del blanco y negro para trazar líneas dramáticas entre los personajes y cada personalidad que los representa. Añadido a esto, es lo pintoresco del paisaje y los factores que hacen la contraparte. Los “villanos” son llamativos y poco lineales. Demasiado particulares para dejarles pasar por alto. De hecho, de uno de ellos viene la línea icónica de la película cuando se les pide identificación:  “Badges? We ain’t got no badges. We don’t need no badges! I don’t have to show you any stinkin’ badges!”.

Es una película que pertenece a una época y debe ser vista como tal. Es acción como la que se filmaba en aquel momento. El género sobre desarrollado de hoy en día no incluye ningún tipo de justificación y pareciera que cualquier excusa es buena para mostrar un montón de tipos cayéndose a tiros. Pero en Treasure, la ambición es la razón, y nunca deja de serlo. La película debería representar un consejo obligatorio para todo guionista de hoy en día. Pero también es lamentable destacar que es una tortura para los cineastas de hoy en día considerar importante ver una película hecha en el año 1948.

Calificación: ****

 

Un trailer

Leave a Reply