Crítica cine: Evidence (2011)

Cuatro amigos se van al bosque a pasar un fin de semana. Por supuesto que empiezan a escuchar cosas raras. Pero el final revela algo que nunca hemos visto. Nunca.