Crítica cine: High-Rise (2015)

En un futuro distópico, un científico se muda a un edificio nuevo donde la diferencia de los pisos simula los estratos sociales.